Microrrelatos objeto

El microrrelato es un subgénero literario que cuenta una historia con máxima brevedad. De ahí que uno de sus rasgos básicos suele ser su capacidad de sugerir, de hacer imaginar al lector. Puedes leer ejemplos de este subgénero aquí. La Escuela de escritores propone un Decálogo para escribir microcuentos que te puede ser útil.

Cóctel poético, obra de Lidia Campo Almorox

Invento creado por Lidia Campo Almorox

Con ocasión del Día del Libro te lanzamos esta propuesta: crea tu microrrelato-objeto. Inventa una historia que ocupe menos de 100 palabras. Utiliza como soporte un objeto cotidiano o creado por ti.

Si te cuesta empezar, te sugerimos que sigas un proceso creativo como este:

  • Elige un objeto (una botella, un destornillador, una piedra, una rama, una llave, una caja, una camiseta, un pantalón viejo, unas gafas…).
  • Deja que la forma, el sonido, el tacto, el olor, sabor o sentido de ese objeto te inspire una historia.
  • Escríbela primero como borrador. Retócala luego hasta que te parezca más interesante y bien escrita.
  • Usa el objeto como soporte y copia tu microrrelato en él.

Para poder exponerlo durante la Semana del Libro, has de entregar tu microrrelato a tu profesor/a de Lengua antes del 18 de abril.

Decálogo para escribir microcuentos (ESCUELA DE ESCRITORES)

  • Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.
  • Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.
  • Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.
  • Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.
  • El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.
  • Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.
  • Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.
  • Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.
  • Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.
  • Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s