400 principios de Cervantes

Este año se cumple el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes. Para conmemorarlo, te hacemos esta propuesta: elige uno de los principios de las obras de Cervantes (aquí abajo se te ofrece una lista); conviértelo en un microrrelato (narración muy breve, que cuenta algo de especial intensidad y con capacidad de sugerencia) siguiendo estos pasos:

  1. Pulsa al final de esta entrada en “Deja un comentario” y escribe allí tu aportación.
  2. Copia el principio de Cervantes que elijas. Continúalo de manera que inventes una historia (breve, intensa, sugerente) en la que aparezca la palabra “senda“.
  3. Introduce tus datos (no pongas tu nombre entero, basta tu nombre de pila o un seudónimo y un correo –verdadero o falso–) y pulsa “Enviar comentario”.

El objetivo de esta propuesta es llegar a 400 microrrelatos nacidos con el trampolín creativo de un principio de Cervantes.

huesoscervantes

(Si quieres que tu profesor/a de Lengua valore tu aportación, has de añadir tu curso y un nombre que te identifique claramente).

***

P R I N C I P I O S   DE   C E R V A N T E S

El texto que añadimos en verde no tienes que usarlo como principio de Cervantes: son notas aclaratorias.


 

LA GALATEA (1585)

[Esta novela pastoril empieza con los versos del canto de un pastor y luego sigue así]:

Esto cantaba Elicio, pastor en las riberas de Tajo, con quien naturaleza se mostró tan liberal*, cuanto la fortuna y el amor escasos […]

[*Con Elicio la naturaleza fue muy generosa pero su fortuna en el amor fue muy escasa].


 

NOVELAS EJEMPLARES (1613)

LA GITANILLA

PARECE que los gitanos y gitanas solamente nacieron en el mundo para ser ladrones: nacen de padres ladrones, críanse con ladrones, estudian para ladrones y, finalmente, salen con ser ladrones corrientes y molientes a todo ruedo; y la gana del hurtar y el hurtar son en ellos como accidentes inseparables, que no se quitan sino con la muerte.

[Quizá te inspire esta historia real que merecería ser conocida por todo el mundo: la niña huérfana Lita, hoy pintora española más cotizada en el mundo. Aquí, con una obra a su lado; aquí, su web].


EL AMANTE LIBERAL

–¡OH LAMENTABLES ruinas de la desdichada Nicosia, apenas enjutas* de la sangre de vuestros valerosos y mal afortunados defensores!

[Nicosia (Chipre) fue tomada por el imperio otomano en 1570: este principio lamenta las ruinas de Nicosia, con la sangre de sus derrotados defensores todavía no seca (“enjuta”)].


 

RINCONETE Y CORTADILLO

EN LA VENTA del Molinillo, que está puesta en los fines de los famosos campos de Alcudia, como vamos de Castilla a la Andalucía, un día de los calurosos del verano, se hallaron en ella acaso dos muchachos de hasta edad de catorce a quince años: ni el uno ni el otro pasaban de diecisiete; ambos de buena gracia, pero muy descosidos, rotos y maltratados; capa, no la tenían; los calzones* eran de lienzo y las medias de carne.

[Calzones de lienzo: pantalones de tela de lino de la época, que llegaban hasta la rodilla. La ropa de los personajes da idea de que parecen vagabundos].


 

LA ESPAÑOLA INGLESA

ENTRE los despojos que los ingleses llevaron de la ciudad de Cádiz, Clotaldo, un caballero inglés, capitán de una escuadra de navíos, llevó a Londres una niña de edad de siete años, poco más o menos; y esto contra la voluntad y sabiduría del conde de Leste, que con gran diligencia hizo buscar la niña para devolvérsela a sus padres, que ante él se quejaron de la falta de su hija, pidiéndole que, pues se contentaba con las haciendas y dejaba libres las personas, no fuesen ellos tan desdichados que, ya que quedaban pobres, quedasen sin su hija, que era la lumbre de sus ojos y la más hermosa criatura que había en toda la ciudad.

[Cádiz fue atacada y saqueada por ingleses a finales del siglo XVI. En uno de esos saqueos desaparece la niña de 7 años que protagoniza esta historia].


 

EL LICENCIADO VIDRIERA

PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.

[Un niño vestido de modo humilde está solo, durmiendo bajo un árbol].


 

LA FUERZA DE LA SANGRE

UNA NOCHE de las calurosas del verano, volvían de recrearse del río en Toledo un anciano hidalgo con su mujer, un niño pequeño, una hija de edad de dieciséis años y una criada. La noche era clara; la hora, las once; el camino, solo, y el paso, tardo, por no pagar con cansancio la pensión que traen consigo las holguras que en el río o en la vega se toman en Toledo.

[Una familia regresa a casa con paso lento. Vienen de disfrutar en el río Tajo. Vuelven sin prisa para no agotarse tras sus actividades en el río]. Tardo= lento. Pensión= trabajo. Holguras= diversiones.


 

EL CELOSO EXTREMEÑO

NO HA MUCHOS años que de un lugar de Extremadura salió un hidalgo*, nacido de padres nobles, el cual, como un otro Pródigo, por diversas partes de España, Italia y Flandes anduvo gastando así los años como la hacienda; y, al fin de muchas peregrinaciones, muertos ya sus padres y gastado su patrimonio, vino a parar a la gran ciudad de Sevilla, donde halló ocasión muy bastante para acabar de consumir lo poco que le quedaba.

[Hidalgo= hombre perteneciente a la baja nobleza].


 

LA ILUSTRE FREGONA

EN BURGOS, ciudad ilustre y famosa, no ha muchos años que en ella vivían dos caballeros principales y ricos: el uno se llamaba don Diego de Carriazo y el otro don Juan de Avendaño.


 

LAS DOS DONCELLAS

CINCO leguas de la ciudad de Sevilla está un lugar que se llama Castiblanco; y, en uno de muchos mesones que tiene, a la hora que anochecía, entró un caminante sobre un hermoso cuartago*, extranjero.

[*Cuartago: caballo de mediano cuerpo].


 

LA SEÑORA CORNELIA

DON ANTONIO de Isunza y don Juan de Gamboa, caballeros principales, de la misma edad, muy discretos y grandes amigos, siendo estudiantes en Salamanca, determinaron dejar sus estudios por irse a Flandes, llevados del hervor de la sangre moza y del deseo, como decirse suele, de ver mundo, y por parecerles que el ejercicio de las armas, aunque arma y dice bien a todos, principalmente asienta y dice mejor en los bien nacidos y de ilustre sangre.

[Dos jóvenes caballeros deciden dejar sus estudios en Salamanca para ir a Flandes, donde ver mundo y luchar, lo que se consideraba propio de los nobles].


 

EL CASAMIENTO ENGAÑOSO

SALÍA del Hospital de la Resurrección, que está en Valladolid, fuera de la Puerta del Campo, un soldado que, por servirle su espada de báculo y por la flaqueza de sus piernas y amarillez de su rostro, mostraba bien claro que, aunque no era el tiempo muy caluroso, debía de haber sudado en veinte días todo el humor que quizá granjeó en una hora.

[Un soldado sale del hospital en Valladolid. Usa su espada como bastón (“báculo”) y tiene aspecto de haber sudado mucho (le han aplicado un tratamiento para la sífilis, enfermedad que tal vez cogió “en una hora” y le costó muchos días curar)].


 

EL COLOQUIO DE LOS PERROS

CIPIÓN.– Berganza amigo, dejemos esta noche el Hospital en guarda de la confianza y retirémonos a esta soledad y entre estas esteras, donde podremos gozar sin ser sentidos desta no vista merced que el cielo en un mismo punto a los dos nos ha hecho.

[Un perro llamado Cipión invita a otro a apartarse donde no les vean para disfrutar de la nunca vista merced (gracia, don, regalo) de su capacidad de hablar].


 

 

EL INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA (1605)

EN UN LUGAR de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.

[En una aldea de la región de La Mancha vivía un hombre de la baja nobleza. Su lanza estaba sin uso, colgada en el “astillero” (percha), tenía un anticuado escudo ovalado (“adarga”), un caballo flaco y un perro galgo].


 

SEGUNDA PARTE DEL INGENIOSO CABALLERO DON QUIJOTE DE LA MANCHA (1615)

CUENTA Cide Hamete Benengeli, en la segunda parte desta historia y tercera salida de don Quijote, que el cura y el barbero se estuvieron casi un mes sin verle, por no renovarle y traerle a la memoria las cosas pasadas.


 

LOS TRABAJOS DE PERSILES Y SIGISMUNDA (novela póstuma, publicada en 1617)

VOCES daba el bárbaro Corsicurbo a la estrecha boca de una profunda mazmorra, antes sepultura que prisión de muchos cuerpos vivos que en ella estaban sepultados; y, aunque su terrible y espantoso estruendo cerca y lejos se escuchaba, de nadie eran entendidas articuladamente las razones que pronunciaba, sino de la miserable Cloelia, a quien sus desventuras en aquella profundidad tenían encerrada.

[Cloelia está encerrada en una mazmorra bajo tierra. En la estrecha entrada de la mazmorra el bárbaro Corsicurbo está gritando].

***

En esta entrada solo se han incluido las obras narrativas de Cervantes. Puedes usar otros principios de Cervantes de sus obras teatrales o de su poesía. Aquí puedes acceder a ellas.

PULSA  en “DEJA UN COMENTARIO” para aportar tu microrrelato que empiece con un principio de Cervantes.

Anuncios

90 pensamientos en “400 principios de Cervantes

  1. EL HIDALGO Y LA MUJER
    En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.

    Un día cuando el hidalgo iba al río a por agua acompañado de su galgo, el hidalgo se encontró a una bella mujer que parecía tener problemas, pues, estaba sentada tocándose el pie y su vestido estaba lleno de barro. El hidalgo se acercó y le preguntó amablemente a la mujer que si necesitaba ayuda. La mujer lo miró y le contó que se había caído en un charco mientras caminaba y luego al pasar por esta senda se había caído y le dolía mucho el pie.

    El hidalgo la ayudó y seguidamente la llevó a su casa para ponerle una tela en el pie y la ofreció llevarla a su casa en su caballo, ella aceptó.

    En el camino hablaron sobre muchas cosas, sus gustos, familia, animales…

    Cuando llegaron el hidalgo se sorprendió muchísimo: estaban en frente de una casa inmensa. Resultaba que la mujer pertenecía a una familia muy adinerada y que ella se había perdido al ir al pueblo para buscar una tienda donde vendieran muebles.

    La mujer le dio muchas monedas de oro al hidalgo en agradecimiento por haberla ayudado y mantuvieron una relación de amistad que duró por muchos años.

    Me gusta

  2. EL LICENCIADO VIDRIERA
    PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.

    Acercáronse a él.
    -¿Estáis bien?- preguntó uno de los estudiantes.
    -¿Os habéis perdido? – exclamó el otro.
    – Si, si, estoy bien, no hay nada de que preocuparse- contestó el pequeño- pues vine aquí para contemplar esta magnífica senda por donde todo tipo de personas pasean en dirección a la villa.
    – ¿Cuál es la villa a la que os referís?¿Qué tiene esa villa de especial?- preguntaron al unísono.
    -¡No sabéis la historia de la villa! La villa perteneció al más poderoso caballero de todos los tiempo, es por eso que esta senda está tan transitada. Vosotros deberíais saberlo. Se preparan unas grandes fiestas en honor a los caballeros.

    Me gusta

  3. PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.

    Se acercaron a él y le despertaron. Cuando el joven estuvo despierto, le preguntaron qué hacía durmiendo debajo de un árbol junto a la senda del río. El joven les contó que no tenía ni casa, ni familia, así que dormía bajo los árboles en verano y en invierno, buscaba algún lugar cálido donde cobijarse.

    Los caballeros se ofrecieron a darle una casa, comida, ropa y a instruirlo como un caballero, el cual a lo largo de los años aprendió a manejar las artes de caballería. Con el paso de los años se convirtió en la mejor espada del reino.

    Me gusta

  4. EL LICENCIADO VIDRIERA

    PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.

    Se acercaron sigilosamente para no despertar al joven muchacho, pero pisaron una rama, que crujió al instante. El joven muchacho se despertó y los dos caballeros pudieron observar que los ojos del joven eran rojos, un rojo intenso, un rojo color…sangre. El joven sonrió y dejó ver dos largos colmillos. Acto seguido, con la velocidad de un animal, se levantó y con sus finos colmillos mordió en el cuello a los dos estudiantes, que cayeron al suelo desvanecidos.

    Me gusta

  5. “EN UN LUGAR de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo… espera, espera. ¡Es una mancha de verdad! Y parece ser… salsa de kebab. Del que comí ayer, tal vez. Esto no puede ser…” pensé, frunciendo el ceño. Cogí la espantosamente cutre toalla en la que estaba dibujado el mapa de España y la llevé al resto de la ropa sucia. “Que limpio que soy cuando tengo que estar estudiando. Cualquier cosa con tal de distraerme. Esta es la vida del estudiante: de hecho, hasta lo dice el nombre. Estudia-día-antes. Estudiantes.”

    Volví a mi habitación y miré el cuaderno con mala cara. El verano estaba por terminar, y en pocos días podría presenciar el primer día de clase. Digo “presenciar” porque es un evento muy especial: es lo más parecido que existe a un apocaíipsis zombi. Ver tanto a los alumnos como a los profesores arrastrandose por la senda como cadáveres putrefactos sedientos de sangre era algo que siempre me alegraba y me inspiraba a sobrevivir.

    Pero en el momento, no había muertos caminando ni depresiones en masa. Sólo yo, mis apuntes de Lengua y el arrepentimiento de no haber trabajado en su momento.

    Le gusta a 1 persona

  6. En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, estaba un viejo loco que tras quedar abducido por libros de caballeros, se enamoró y vivió tales locuras de las que mi imaginación no ha sido todavía capaz de entender

    Me gusta

  7. Esto cantaba Elicio, pastor en las riberas de Tajo, con quien naturaleza se mostró tan liberal*, cuanto la fortuna y el amor escasos .-¡Tierra fértil de labranza, tu que as sido buena conmigo, ya que ducho en el amor no he sido…!- Elicio paro en seco. Por las lindes de aquella pedregosa senda algo lo acechaba. Sabiendo del peligro, huyo en desbandada, mas era demasiado tarde.

    Le gusta a 1 persona

  8. CUENTA Cide Hamete Benengeli, en la segunda parte desta historia y tercera salida de don Quijote, que el cura y el barbero se estuvieron casi un mes sin verle, por no renovarle y traerle a la memoria las cosas pasadas. Desde el extremo de la senda hasta el campanario todos quieren saber lo que paso. Nadie en el pueblo deja de hablar de ello, historias inventan cada una más disparatada de la anterior, pero ninguna ha sido aclarada por el cura, el barbero o Don Quijote, hasta hoy.

    Me gusta

  9. CINCO leguas de la ciudad de Sevilla está un lugar que se llama Castiblanco; y, en uno de muchos mesones que tiene, a la hora que anochecía, entró un caminante sobre un hermoso cuartago*, extranjero.
    Era un hombre alto, fuerte y ancho de espalda. Se erguía en una postura extraña pero a la vez muy misteriosa que hacia no parar de mirarle o preguntarse de donde había salido aquel ser. Probablemente, era esa capa oscura que le cubría haciendo que la luz ni siquiera pudiera entrar y huyera por esa frívola mirada.
    Algo le inquietaba en esa oscura noche, pero se le veía seguro de sí mismo. Preparado para lo que le estaba por llegar. O al menos, esa impresión le daba a una muchacha que le vio desde un balcón, admirada y deseosa de saber que ideas podía tener aquel extraño y misterioso hombre.

    Me gusta

  10. EL LICENCIADO VIDRIERA:
    Paseándose dos caballeros estudianates por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.

    Su cara, desfigurada por lo que parecía ser secuelas de la letal enfermedad de la viruela despertó la compasión de aquellos nobles señores.

    “La senda de la pobreza es difícil de transitar”, balbuceó el muchacho y se puso de pie de manera dificultosa. Se tambaleaba, pero aún así ofreció sus servivios a cambio de unas pocas monedas.
    Pronto, el ocaso, alertó a los viajeros que buscar un refugio en medio de aquel paisaje tan desolado sería indispensable; el calor era insoportable.

    En aquel momento, divisaron a lo lejos otra alma en aquel desierto, un hombre alto y fuerte, con manos callosas y ojos oscuros, tenía una expresión algo extraña, miró al muchacho un momento, hizo un gesto de aprobación y le pidió que siguiera adelante sin mirar atrás.

    Me gusta

  11. EL CELOSO EXTREMEÑO

    NO HA MUCHOS años que de un lugar de Extremadura salió un hidalgo*, nacido de padres nobles, el cual, como un otro Pródigo, por diversas partes de España, Italia y Flandes anduvo gastando así los años como la hacienda; y, al fin de muchas peregrinaciones, muertos ya sus padres y gastado su patrimonio, vino a parar a la gran ciudad de Sevilla, donde halló ocasión muy bastante para acabar de consumir lo poco que le quedaba.
    Una vez en Andalucía, bajo la añoranza de quienes le habían dado la vida, y viviendo en soledad en un caserío en Coria del río, conoce a una joven muchacha mientras pasea por la famosa senda. El encuentro fue fortuito, al hidalgo se le salieron los ojos y declaró a aquella anonadante mujer su dama.
    No fue, hasta dos años después de aquel encuentro, que vuelven a verse. Y es también entonces cuando se desenmascara la identidad de la joven, que resulta ser de familia esclava, y vive en condiciones paupérrimas y denigrantes, en la otra cara de aquel barrio. Una vez más, el hidalgo queda anonadado, por no poder ni querer permitir esas condiciones para la andaluza.
    Cuando la joven se da cuenta que el hidalgo pone la mirada sobre ella, su decisión no es otra sino la de querer mostrarle las condiciones en que vive, para que él le saque de ese mundo, o bien para crear uno mejor, juntos.
    Y más bien sería la segunda opción la que llevase al hidalgo a conocer los suburbios de aquel barrio de Sevilla, lo que llevase a que se enamoraran el hidalgo y la esclava, que para él siempre había sido dama. Más sin importar las diferencias sociales, calmando la guerra de clases y llegando a la paz entre pueblos, el hidalgo invirtió todo lo que le quedaba en ayudar a aquellas personas que más lo necesitaban, convirtiéndose por ello en el celoso extremeño, ya que terminó envidiando todo cuanto consiguió darle al resto, ya que a él, todo lo que le faltaba, era con quien compartirlo.

    Me gusta

  12. EN UN LUGAR de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.

    Allí vivía en una casa, Don Quijote de la Mancha. Le encantaban los libros de caballerías, tanto que se fue corriendo a por aventuras, aunque una pierna le dolía. Transcurrían el tiempo y cada vez se metía más en los cuentos. Hasta que llegó una fecha en una senda en el que le clavaron una flecha. Tan enfermo estaba que ni respiraba.

    Me gusta

  13. CIPIÓN.– Berganza amigo, dejemos esta noche el Hospital en guarda de la confianza y retirémonos a esta soledad y entre estas esteras, donde podremos gozar sin ser sentidos desta no vista merced que el cielo en un mismo punto a los dos nos ha hecho.

    – Osado sea el que escuche nuestra charla, pues dos perros ladrando no llegan a nada.
    -¿De qué hemos de hablar sino de lo que nos acontece aquí mismo, y ahora? Perros seremos mas nuestra vida no es desdichada en comparación con la de los hombres que nos rodean. Más dolor que felicidad, más pena que alegría, más miseria que riqueza, más avaricia que honradez. ¿Son ellos de los que hemos de preocuparnos?
    – Los hombres son algo tozudos de entendimiento pues no ven lo bueno que fluye ante sus ojos. Solo hemos de respirar profundo en la cima de un monte, divisar la luna al anochecer, recibir una caricia y una mirada profunda. Ellos creen que somos nosotros los que poco entendemos pero son ellos los que como perros andan sin rumbo por la senda de su única vida.
    – ¡Para qué tener dos patas si no se anda con ellas! Lo único que importa es tener un corazón sincero, y eso, no todos los humanos lo tienen. ¡Despierten, y vivan! ¡Se acaba el tiempo!

    Le gusta a 2 personas

  14. EL LICENCIADO VIDRIERA

    PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.

    Disimuladamente, ambos gentiles caballeros se acercaron al muchacho y le preguntaron:
    -¿Qué haces, estás bien muchacho? -preguntó uno de los estudiantes.

    -Estaba bien hasta que dos jóvenes intrusos han venido a despertarme, ¿qué queréis? -contestó en tono molesto.

    -Discúlpanos si le molesta nuestra descortesía, pero nos sorprende ver a un muchacho tan pequeño tirado en esta desolada senda. -comtestó el mismo estudiante.

    -Este pequeño muchacho, está a la espera de que vengan a recogerle, pues se le ha ofrecido un trabajo importante y bien remunerado, y ha quedado en este lugar para que vengan a recogerle. ¿Satisfechos con la explicación? Ahora, ya se pueden ir marchando por esta desolada senda y dejarme tranquilo. Mi vida va a ser de ahora en adelante muy complicada, y no quiero que ustedes comiencen a complicármela desde este momento. Así que no tengo más que decir, márchense. -contestó el muchacho, en tono déspota y arrogante.

    Ambos muchachos, bastantes impactados por la descortesía del joven muchacho, se marcharon. Pero lo que el muchacho no sabía, era que estos muchachos eran los encargados de recogerle, y debido a su gran descortesía, el muchacho quedó a la espera de un trabajo que ya no le llegaría.

    Le gusta a 1 persona

  15. PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.

    Le rodearon y siguieron su camino, a los 5 minutos vieron a otro niño igual que el anterior, se quedaron confusos, creían que era una visión a causa del calor. Cuando pasaron otros 5 minutos le vieron otra vez, y así 5 veces. El más alto de los dos se acerca por fin al niño y le dice:
    –¿Por qué nos persigues?
    –Yo no os estoy persiguiendo, llevo aquí quieto viéndoos dar vueltas media hora.

    Me gusta

  16. NOVELAS EJEMPLARES (1613)

    LA GITANILLA

    PARECE que los gitanos y gitanas solamente nacieron en el mundo para ser ladrones: nacen de padres ladrones, críanse con ladrones, estudian para ladrones y, finalmente, salen con ser ladrones corrientes y molientes a todo ruedo; y la gana del hurtar y el hurtar son en ellos como accidentes inseparables, que no se quitan sino con la muerte.

    Pues no hay que atisbar muy lejos para verlos faenar con salero, que lo mismo te cuentan un cuento por cuatro reales, que te salen al paso con navaja en la mano para limpiarte todo lo que haya a mano, y no tan a mano…
    Pues hace dos noches siguiendo la senda del rio, quédeme yo sin blanca, más desplumado que un perico, pues caí cual niño en las artimañas de una linda gitana, que desplegó su magia, sus embustes y su vino, para embriagar mi razón y llevarse mi saca.

    Me gusta

  17. CINCO leguas de la ciudad de Sevilla está un lugar que se llama Castiblanco; y, en uno de muchos mesones que tiene, a la hora que anochecía, entró un caminante sobre un hermoso cuartago*, extranjero.

    Dominic se hacía llamar y la cabeza de Arturo, el mesonero, quería rebanar, puesto que su mujer con él tomó la senda de la infidelidad.

    Me gusta

  18. El Celoso Extremeño
    NO HA MUCHOS años que de un lugar de Extremadura salió un hidalgo*, nacido de padres nobles, el cual, como un otro Pródigo, por diversas partes de España, Italia y Flandes anduvo gastando así los años como la hacienda; y, al fin de muchas peregrinaciones, muertos ya sus padres y gastado su patrimonio, vino a parar a la gran ciudad de Sevilla, donde halló ocasión muy bastante para acabar de consumir lo poco que le quedaba.
    Los trapicheos, las apuestas, los trueques y la insaciable avaricia le hicieron conocido en el lugar. Lleno de lujos y monedas de oro las cuales poder derrochar, murió de pena y soledad, sosteniendo en su mano derecha el libro vacío que algún día le hubiese gustado rellenar con sus más memorables recuerdos. Como muchos le decían: “Recuerda, nadie puede volverse por la senda que ha recorrido.”

    Me gusta

  19. PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.
    Se detuvieron ante él, observando asombrados como el mozalbete, gritaba y se estremecía, arremetiendo contra algún contrincante que en su agitado sueño solo él veía. Ambos caballeros se miraron y acordaron que no podían dejar que el muchacho siguiera con ese sueño que más que reparador, era un sufrimiento. “Despertad, mozuelo, antes de que vuestro enemigo acabe con vos..” dijo el caballero más joven- El niño se despertó, con el semblante demudado por el despertad tan abrupto y por la pesadilla que había tenido. El otro caballero le tendió la mano y le ayudó a incorporarse- el niño les agradeció, su atención, e inclinándose a modo de saludo, sonriendo siguió su camino a través de LA SENDA que discurría a lo largo del rio hasta llegar al puente donde los dos caballeros estudiantes le perdieron de vista.

    Me gusta

  20. EL LICENCIADO VIDRIERA

    PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador. Los caballeros confusos intentan despertar al niño, pero cuando lo consiguen despertar, el muchacho agarra a uno de los caballeros y le introduce un puñal en el corazón. El otro caballero paralizado y sin hacer nada es acuchillado en el torso. Y con la gran herida, acaba desangrado. Dos víctimas más, en esa senda donde nunca ha salido nadie vivo.

    Me gusta

  21. E2ºE Master Kranke de los Elementos del Chakra Shinobi de Akatsuki (Mario Pérez Arroyo) :P en dijo:

    PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas del Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.

    Tomaron la decisión de hacercarse a él. Él… no. Ella. Habían identificado mal el sexo al verla, pues eran dos individuos bastante cortos de intelecto.
    —Oye tú, ¿has visto por casualidad a alguien con bocas en las manos?
    —¿Por qué me preguntas eso?
    —Porque le vamos a rajar. Más concretamente, le vamos a cortar los brazos de cuajo para obtener el poder que sus manos poseen. ¿No has visto a nadie así?
    —Jamás obtendréis su poder. Vosotros sois unos incultos y no parecéis apreciar el arte, y mucho menos manejarlo. ¿Qué creéis que es el arte?
    —Pues… ¿una forma de expresión?
    —Incorrecto. ¿Véis cómo no tenéis ni idea sobre el arte?
    —¿Y qué crees que es, entonces?
    La chica se quitó la ropa que llevaba puesta para revelar una túnica que llevaba debajo, con runas inscritas en ella.
    —El arte…
    Enseñó las manos, las cuales había tenido cerradas durante la conversación. Tenía una sonrisa dibujada cada una.
    —… ¡es una explosión!
    Las bocas escupieron unos dragones que estallaron en la cara de los caballeros.

    Me gusta

  22. LA GALATEA

    Esto cantaba Elicio, pastor en las riberas de Tajo, con quien naturaleza se mostró tan liberal*, cuanto la fortuna y el amor escasos.
    Él paseaba tranquilo por la senda del Tajo mientras cantaba tranquilo, se encontró con una mujer que estaba pescando, la empezó a hablar y se fueron los dos solos.

    Me gusta

  23. EL LICENCIADO VIDRIERA
    PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.

    Preguntaron al joven sobre su situación, a lo que este les contestó: – Véanme, aquí yazco, con estos viejos ropajes que de la misma senda que ustedes andan obtuve.-

    Ganas tenían los caballeros de saber sobre su vida. El muchacho les contó:- Sepan ustedes, a mi me maltrataron. Tal fue la desgracia, hasta tal día como hoy, sin techo estoy.-

    Fieles a sus nombres, los honrados caballeros decidieron rescatar de su miseria al joven, para llevarle a la vivienda de ambos. Obsequiado fue con una vida plácida, ropajes nuevos y alimento hasta la saciedad.

    Me gusta

  24. PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.
    No habiendo en aquella senda más que unos cuantos corderos, uno de los estudiantes, confuso acercose al muchacho y posole la mano en el hombro “¿Qué hacéis aquí, jovenzuelo?” le preguntó. El niño, adormilado respondió “Me dormí contando ovejas”.

    Me gusta

  25. PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.

    Los caballeros se extrañaron ante tal suceso, lo que hizo que empezaran a murmurar sobre aquel chico, con tal intensidad, que les oyó. El chico se levantó para enfrentarse a esos hombres, pero al observarles con armadura, se percató del peligro que corría, pues llevaba escondido dinero robado de un mesón cercano. Los caballeros, que no andaban buscándole, le veían nervioso y preguntaron por qué lo estaba.
    El niño, preso del pánico por miedo a que le desenmascararan, comenzó a correr, tan rápido que se chocó con una señora de mediana edad, y ésta resultó ser….

    Me gusta

  26. LA ILUSTRE FREGONA

    EN BURGOS, ciudad ilustre y famosa, no ha muchos años que en ella vivían dos caballeros principales y ricos: el uno se llamaba don Diego de Carriazo y el otro don Juan de Avendaño. Iban los dos montados en sus caballos paseando por la senda que les llevaba a Burgos. De repente vieron algo moverse muy deprisa entonces pararon los caballos. Esa cosa volvió a moverse lo empezaron a seguir y cuando llegaron a una explanada se dieron cuenta que no era más que una liebre, se iban a volver cuando de repente a don Juan de Avendaño le atravesó una espada por la espalda y a don Diego de Carriazo le golpeo una piedra en la cabeza dejándolo inconsciente

    Me gusta

  27. EN UN LUGAR de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.
    Marcho el hidalgo valiente por la senda. Tiempo después halló una casa. Entró y su lanza cayó al suelo. Algo había aterrorizado Al valiente Hidalgo. Al rato llegó Sancho. Entró alzó la vista y lo vio. Arañazos y uñas en el tejado. Bajó la vista. Temblaba. Empalideció y su escudo cayó. Balbuceaba el valeroso Escudero al ver aquello.

    Me gusta

  28. LA GITANILLA
    PARECE que los gitanos y gitanas solamente nacieron en el mundo para ser ladrones: nacen de padres ladrones, críanse con ladrones, estudian para ladrones y, finalmente, salen con ser ladrones corrientes y molientes a todo ruedo; y la gana del hurtar y el hurtar son en ellos como accidentes inseparables, que no se quitan sino con la muerte. Siempre condenados a ese único destino. Pero, como todo el mundo sabe, el destino no es constante. Es posible alterarlo. ¿Cómo? Una de aquellas cosas que puede alterarlo es el amor. Destinada a ser una ladrona, Lys, contra todo pronóstico, consiguió cambiar ese cruel futuro que la vida y la historia preparaban para ella. Es increíble lo que un simple cruce de miradas puede hacer. Una feria medieval en la que intentas robar y de repente ocurre. Él no notó su insistente mirada. Ni siquiera al darse la vuelta y verla huir. Pero ella le buscó. Casi sin quererlo, volvieron a encontrarse en un simple y verde parque. Un roce de labios que desató todo y ella consiguió lo que quería: a él. Su amor. Su alma gemela. Y a la vez, un destino mejor. Un destino en el que el único hurto que realizaría sería el de un corazón. O el de un beso. Aunque, en este caso, el ladrón fue él.

    Me gusta

  29. LA ILUSTRE FREGONA

    EN BURGOS, ciudad ilustre y famosa, no ha muchos años que en ella vivían dos caballeros principales y ricos: el uno se llamaba don Diego de Carriazo y el otro don Juan de Avendaño.

    Iban los dos cabalgando tranquilamente por un pinar cuando, de repente, un ciervo herdo se interpuso en medio de la senda.

    -¿Qué hacemos con él?- preguntó don Diego.

    -Quizás deberíamos llevarlo al pueblo a ver si alguien puede hacer algo con él- le contestó su amigo.

    Mientras recorrían el camino de vuelta, el ciervo hizo un extraño movimiento que espantó a los caballos dejando a los jinetes tendidos en el suelo.

    -¿Y ahora qué hacemos?- dijo don Juan.

    -Volvamos – fue lo único que dijo su compañero, a quien ese acontecimiento le había puesto de muy mal humor.

    Y los dos señores regresaron a su pueblo, esperando no encontrarse con ningún otro anima.

    Me gusta

  30. PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.

    Ambos caballeros se preguntaron la razón por la que este joven estaba bajo la sombra del árbol al lado de una senda margianda, lejos de la ciudad y de algún pueblo. En el camino hacia allí no había casas, ni molinos adonde quedarse a vivir, o al menos un techo para bajo él dormir. Sin embargo, este joven dormía bajo el árbol con toda la tranquilidad del mundo, como si supiera adónde debía ir para volver a tiempo en el momento justo a casa. Mientras los dos caballeros discutían el porqué del joven durmiendo en tal sitio, el labrador despertó.

    Me gusta

  31. EL LICENCIADO VIDRIERA

    PASEÁNDOSE dos caballeros estudiantes por las riberas de Tormes, hallaron en ellas, debajo de un árbol durmiendo, a un muchacho de hasta edad de once años, vestido como labrador.
    Decidieron pasar una tarde divertida riéndose del pobre muchacho gastándole bromas, lo que hizo que el muchacho acabase huyendo por la senda del bosque hasta que los estudiantes le perdieron de vista.
    Al llegar al pueblo, los estudiantes contaron las bromas a algunos de los habitantes del pueblo, quienes, enfadados, respondían que aquel muchacho había fallecido hace años.

    Me gusta

  32. LA SEÑORA CORNELIA

    DON ANTONIO de Isunza y don Juan de Gamboa, caballeros principales, de la misma edad, muy discretos y grandes amigos, siendo estudiantes en Salamanca, determinaron dejar sus estudios por irse a Flandes, llevados del hervor de la sangre moza y del deseo, como decirse suele, de ver mundo, y por parecerles que el ejercicio de las armas, aunque arma y dice bien a todos, principalmente asienta y dice mejor en los bien nacidos y de ilustre sangre.

    Por ello, don Antonio y don Juan marcharon a toda prisa, cogiendo sus principales objetos personales y víveres que necesitarían para el largo viaje que les esperaba; sacaron a sus respectivos caballos de las descuidadas cuadras y fueron dejando poco a poco su tierra, amada tierra, delante de las huellas que las herraduras de los corceles iban pintando el árido paisaje castellano. Recorrieron kilómetros y kilómetros pasando por un sinfín de aventuras y anécdotas que ambos recordarán de por vida, hasta que después de poco más de 2 meses y 19 días, en una fresca pero despejada noche, don Antonio y don Juan pisaban tierras flamencas.
    En ese momento, ambos decidieron poner punto y seguido a su viaje. Estaban a poco más de 43 kilómetros de su destino, la ciudad de Brujas, pero tenían la necesidad imperiosa de descansar y hacer un parón para conocer la hermosa capital de Flandes.

    Don Juan se ocupó de amarrar a los caballos mientras que don Álvaro se encargaría de negociar el precio de la habitación en una hospedería cercana. Entró en el establecimiento con cuidado, se quitó el sombrero marrón que portaba y levantó lentamente su penetrante mirada; comenzándole a brillar sus ojos al observar a quién tenía delante. una joven y bella dama que se hacía llamar Jacinta. Al llegar a su habitación, don Juan se percató de este hecho y a la mañana siguiente avisó a don Álvaro del posible enamoramiento de éste. Él lo desmentía, pero don Juan le conocía lo suficiente para saber a la perfección que lo que él no hablaba, lo decían sus ojos cada vez que la observaba.
    La conversaciones entre el uno y el otro se sucedían, sus miradas se cruzaban y con sus manos se acariciaban; pero no más. Ella esperaba un último paso que nunca llegó, una propuesta que él, por miedo y sus compromisos laborales, no pudo cruzar esa barrera que les separaba y que tanto ansiaba romper. No podría estar con Jacinta.

    Don Álvaro, después de tres escasos meses en Flandes, debía de volver a Castilla junto con don Juan, haciendo imposible un amor que por momentos parecía real, posible.

    Me gusta

  33. SEGUNDA PARTE DEL INGENIOSO CABALLERO DON QUIJOTE DE LA MANCHA (1615)

    CUENTA Cide Hamete Benengeli, en la segunda parte desta historia y tercera salida de don Quijote, que el cura y el barbero se estuvieron casi un mes sin verle, por no renovarle y traerle a la memoria las cosas pasadas. ¿Qué estaría pasando con Don Quijote? En su mente seguían tornando múltiples historias que quería vivir por sí mismo, sin embargo todas ellas frustradas por la gente que le creía loco. Sin embargo, él sabía que algún día volvería a las andadas. Lo tenía todo planeado. Huiría por el bien de su futuro como caballero andante y volvería como un triunfador, paseando glorioso por la senda de su aldea que llevaba directa a la casa de su amada Dulcinea del Toboso. Pero por ahora, eso se quedaba en un sueño.

    Me gusta

  34. LAS DOS DONCELLAS

    CINCO leguas de la ciudad de Sevilla está un lugar que se llama Castiblanco; y, en uno de muchos mesones que tiene, a la hora que anochecía, entró un caminante sobre un hermoso cuartago*, extranjero. Este era un hombre alto, moreno y con una belleza singular. Se llamaba Salvador.
    Salvador causo un extraño efecto en todas las mujeres del mesón, pero hizo como si nada y se sentó a devorar una hamburguesa mientras se le caían las lagrimas de los ojos. A lo largo de la noche se le acercaron muchas mujeres para bailar pero el no quería ya que estaba dolido por algo que guardaba en sus adentros. Cuando fue a pagar para irse, la camarera le pregunto que cual era el motivo de sus lagrimas y este se atrevió a contar su historia. Historia que nunca sabremos por el triste motivo que aconteció la noche.
    Justo en el momento en el que empezó a decir las primeras palabras abrió la puerta del mesón un loco borracho muy alterado que gritaba ¡Senda! ¡Senda! (el nombre de la camarera). Esta se quedo aterrorizaba al verle ya que era su antiguo novio despechado que fue directa hacia ella y Salvador (y nunca mejor dicho) en el intento de frenarle recibió unas cuantas puñaladas que acabaron con su vida.

    Me gusta

  35. Una trágica noche

    PARECE que los gitanos y gitanas solamente nacieron en el mundo para ser ladrones: nacen de padres ladrones, críanse con ladrones, estudian para ladrones y, finalmente, salen con ser ladrones corrientes y molientes a todo ruedo; y la gana del hurtar y el hurtar son en ellos como accidentes inseparables, que no se quitan sino con la muerte.

    En realidad no es algo que este en su control, ya que es parte de su naturaleza. Pero lo que pasó esa espantosa noche, cerca de la senda por la cual el ganado pasaba. Fue la culpa de esos gitanos que no sabían otra cosa más que robar. Quien hubiera pensado que esa naturaleza gitana llevaría a una tragedia inolvidable.

    En esa noche innombrable estaba la bella Ixia caminado por la senda, ya que ella vivía en el campo, pero era de familia de bien. Ella no sabía que había gitanos esperándola a que pasase para robarle las joyas que ella tenía encima.

    Justo. Medio kilómetro antes de que Ixia llegara a su casa los gitanos tomaron la oportunidad y le atacaron. Ellos esperaban que Ixia cooperará pero no fue así, uno de los gitanos tenía en la mano por primera vez un arma. Cuando dicen que los nervios son traicioneros, tienen razón ye que en ese momento traicionaron al gitano. El arma se disparo ya desafortunadamente Ixia estaba en la trayectoria de la bala. Esa noche lo que alguna vez fue un robo inocente terminó en la tragedia del pueblo.

    Cuando los pueblerinos se enteraron quien había matado a su amada y bondadosa Ixia. Fueron órdenes de el comandante de al policía que fueran fusilados en la plaza mayor, ya que ellos no se merecían segur vivos después de tal atroz crimen.

    María Luisa Bravo Gracía 4C

    Me gusta

  36. EN UN LUGAR DE Madrid, de cuyo nombre no quiero acordarme,
    la gente celebraba el cuarto centenario de la muerte de Cervantes.
    En plena celebración, dos mujeres se sorprendieron,
    al ver tanta expectación, de tres hombres que asistieron.
    Se encontraban en una senda, escuchando a un teatro,
    cuando se dieron cuenta que eran, los tuiteros del Quijote.
    Estos habían tardado, nada más y nada menos,
    que 19 meses contados, y 21 días escribiendo.
    Tal sorpresa se llevaron, que una foto quisieron,
    y tuvieron el encanto, de publicar el tuit 1700.
    El lugar era de esperar, a pesar de que en todas partes se celebró,
    se encontraban en Alcalá, donde más turistas cupieron.
    Una cosa llevó a la otra, y así se conocieron,
    Diego Buendía, y la señora de sus sueños.
    Gracias a Cervantes vivimos, por su muerte y su recuerdo,
    en una fecha tan señalada, casi San Jordi con una rosa y un libro.

    Me gusta

  37. CINCO leguas de la ciudad de Sevilla está un lugar que se llama Castiblanco; y, en uno de muchos mesones que tiene, a la hora que anochecía, entró un caminante sobre un hermoso cuartago*, extranjero.
    Aquel caballero , de melena rubia y ojos azul cielo, andaba con paso lento y con la mirada fija hacia la barra. Dejo a todas las doncellas ensimismadas y al resto de los caballeros refunfuñando al ver que sus mujeres no le quitaban la mirada.
    Transcurrido unos minutos , el caballero oyó unos gritos que venían de fuera y el llanto de una pequeña niña. Este queriendo saber lo que ocurría , se decidió a salir fuera. Al salir vió como unos guardias discutían con un hombre apuntándole a la cabeza, y a su vez este gritaba : ! No¡ ! Dejarla ir y llevarme a mi con ustedes, pero dejarla ir ¡ . El caballero al ver al pobre hombre tan desesperado por que no se llevaran su pequeña se acercó a la senda en la que se encontraban para ayudarle. El caballero educadamente les pregunto a los guardias cuál era el problema. Estos le contestaron que la pequeña de ojos verdes había robado unas medicinas de la casona, y la estaban acusando de bruja y ladrona.
    El caballero le pregunto a la niña que si aquello era cierto, ella le dijo en voz baja : No es cierto, no soy una bruja , solo quiero que mi madre se ponga buena. Solo quería coger un poco de medicamento para curarla, no tenemos dinero y si no toma esa medicina pronto morirá.
    En ese momento el caballero apenado por la situación les dijo que el pagaría los daños, pero que la dejaran ir.
    Finalmente los guardias aceptaron el dinero , y la niña pudo llevarle el medicamento a su querida madre, y durante años el caballero de mirada fija y ojos azul cielo ayudó a la familia a seguir adelante.

    Me gusta

  38. PARECE que los gitanos y gitanas solamente nacieron en el mundo para ser ladrones: nacen de padres ladrones, críanse con ladrones, estudian para ladrones y, finalmente, salen con ser ladrones corrientes y molientes a todo ruedo; y la gana del hurtar y el hurtar son en ellos como accidentes inseparables, que no se quitan sino con la muerte.

    Aunque algunos de ellos no siguen norma.
    Esta es la historia de Rodolfo Antonio y de como se convirtió en el héroe del pueblo español.
    Rodolfo siempre siguió la senda cristiana, se crió entro desde muy pequeño ya que sus padres le habían abandonado.
    Todo cambio cuando un día que vino un hombre al convento Rodolfo le atendió lo mejor que pudo, y despues de atender sus necesidades el le empezó a contar su historia.
    El era un caballero de la corte del rey juan III y estaba llendo a una cruzada para ayudar a un pueblo que tenían ciertos problemas con los ladrones. Rodolfo le pregunto que por que era caballero y el le contó historias de honor, de tesoros y de bellas damas, el siguió hablando y al ver como de interesado estaba el chico le dijo que si quería acompañarle, Rodolfo muy a su pesar le dijo que si, pero el abad no pensaba de la misma manera no le dejaría irse del convento.
    A si que por la noche cojio sus escasas pertenencias y se fue sigilosamente donde había quedado con el caballero, cuando llego antes de ponerse a andar le pregunto por su nombre y el le respondió que el era Felipe El Aventurado y así comenzaron su aventura.

    Me gusta

  39. En un lugar de la Mancha , un perro sin nombre divagaba entre el campo de cultivos y casas rurales buscando comida , era invierno y las presas fáciles para él, invernaban .

    Consiguió unos cuantos trozos de pan pero no era suficiente para sesenta y cinco kilos perrunos ,siguió su ruta hasta tropezarse con el loco del pueblo y este le lanzó una bolita de pelo oscuro para que se la comiera . Era una cría de gato sin fuerzas como para respirar y abrir los ojos, el estómago desesperado del perro tragaría de todo menos a ese gatito inocente maltratado .

    Dos semanas después el gatito salió adelante gracias al instinto paterno del perro , viviendo así quince años de aventuras,persecuciones y viajes como un dueto inseparable destrozando a martillazos la leyenda de “como el perro y el gato”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s