Encuentro con Gonzalo Escarpa

El miércoles 26 de abril el poeta y activista cultural Gonzalo Escarpa visitó nuestro centro. Con su permiso, publicamos aquí el audio del encuentro.

IMG_2548.jpgTras la presentación de la profesora Ana A. Jurado, dos estudiantes de 4º de ESO regalaron a Escarpa sus objetos poéticos creados en estos días.

regaloEscarpa.jpg

Con ello adelantaron unas de las claves del poeta: el humor. Escarpa se ganó la atención y el aplauso del público con sus sorpresas escénicas y la autenticidad de su palabra.

ladrilloescarpa.jpg

Hay que pasar por Literalia.tv o por su canal en You Tube para hacerse una pequeña idea de quién es Gonzalo Escarpa (Madrid, 1977).  Y, sobre todo, asistir a alguno de sus proyectos creativos o alguna de sus actuaciones (desde Lavapiés al Mercado de la Poesía de París, del Piccolo Teatro de Milán al Encuentro de Poesía Digital de Beijing…).

Escarpa es responsable de la antología Todo es poesía menos la poesía: 22 poetas desde Madrid (Eneida, 2004). Su primer poemario vio la luz a finales de 2006 en la colección “Poemas desechables” de Ediciones Trashumantes: Fatiga de materiales. Su voz cambió en los poemarios No haber nacido (Delirio, Salamanca, 2008), Mass Miedo (Arrebato, Madrid, 2008) y la edición objetual del poema mcetpm (Trashumantes, 2008).

Actor, editor, poeta, profesor de escritura poética, agitador cultural, patafísico investigador de lenguajes diversos, Escarpa es capaz de participar en el Primer Campeonato Mundial de Poetas Pesados en el que no estaba “permitido escupir, morder o tirar del pelo, tal y como los combatientes están acostumbrados a hacer en sus poemas” y donde se advertía: “en caso de que uno de los combatientes (o los dos) fallezca en el trascurso de la pelea, se compromete a donar su cuerpo a la ciencia-ficción”.

Y es capaz de no instalarse en algún puesto acomodado para ser fiel a su pasión por la poesía, que ha de estar atravesada por la vida, a veces por el grito, a veces por la sonrisa, a veces por su propia negación para no caer en la trampa del arte domesticado.

PARA SABER MÁS:

Anuncios